Cardenal Rosa Chávez: “Iba en nombre de un pueblo, un pueblo maravilloso y admirable”
Cardenal salvadoreño comparte con su feligresía la experiencia en el Vaticano y palabras del Papa Francisco.
Fotografía: Maricela Nuñez

Con gran júbilo y  devoción,  cientos de  feligreses abarrotaron la parroquia San Francisco, en San Salvador, para celebrar una misa bienvenida a su máximo líder católico: el cardenal Gregorio Rosa Chávez

Los cantos, danzas y  mariachis  no se hicieron  esperar ante su llegada, pasadas las  11 de la mañana.

Durante la misa, el cardenal compartió con  sus  feligreses la experiencia vivida en Roma y parte del mensaje dado por el Papa:

“El cuento de hadas siguió en el Vaticano cuando saludé al Papa el día 28 de junio. El Papa estaba emocionado cuando me abrazó. Lo que me dijo, es secreto pontificio, no se los puedo decir (ríe)… él estaba contento. Al día siguiente fue la misa de San Pedro y San Pablo y al final se acercó a nosotros. Saludó uno a uno y a mí me dijo dos palabras: ‘coraggio, avanti’, ¡ánimo! ¡adelante!. Ese es el lema que traigo para ustedes esta mañana”, externó el cardenal. 

También hizo honor a la memoria del beato Óscar Arnulfo Romero ante tal nombramiento. 

“Llegué muy consciente que no era yo quien tenía estar allí. Llegué en nombre de alguien, ya saben quién es: Monseñor Romero. También iba en nombre de un pueblo y lo fui sintiendo cada vez más. Un pueblo maravilloso. Este pueblo es admirable, tiene una calidad humana increíble, una capacidad de resistencia admirable” destacó. 

Para el cardenal su  nuevo nombramiento  le lleva a  asumir el compromiso de servicio y humildad dentro de la iglesia católica.

 

Experiencias con cardenales

En el desarrollo de la  misa también  recordó algunas anécdotas en Roma con otros cardenales:

“El Papa hizo una decisión que nunca en la historia sucedió antes, todo el mundo me lo comentaba…  y hubo una cosa simpática que me causó gracia y me dejó pensativo” relata Rosa Chávez:

 

“Estábamos revistiéndonos el día 29 (de junio) para la misa de los apóstoles, me acerqué a la mesa y estaban dos cardenales platicando y uno dice: -¡Ah! ¡Rosa Chavez! de El Salvador, primer auxiliar que llega a cardenal. Es que el Papa Francisco hace cosas extrañas” sonríe Monseñor al recordar el episodio y recibe el aplauso de los feligreses y continúa su anécdota:

“el otro le dice – y además es párroco-“

El cardenal vuelve a sonreír y los asistentes en la parroquia le vuelven aplaudir con más euforia.

Tras un momento de reflexión, concluye: “el Papa nos dice que Dios, nos sorprende siempre “ 

La  misa finalizó con la  consagración simbólica del pan y el vino con la feligresía y a esta ceremonia también asistieron los familiares más cercanos.


Redacción Gerardo Torres

Fotografía: Maricela Nuñez

conversaciones de facebook