Las AFP han mostrado que son un suculento negocio y que no están dispuestas a realizar ningún gesto de solidaridad con las pérdidas de los trabajadores cotizantes ni a compartir con ellos sus abundantes beneficios, asegura la universidad jesuita.

La Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) se ha pronunciado ante el impago en el que cayó el Estado salvadoreño, al no honrar la deuda con los fondos de pensiones. Sostienen que los grandes perdedores de esta situación son el Estado, los ciudadanos y las empresas. 

Sin embargo, la UCA asegura que ante dicha situación, no ha sido todo el país el que ha salido perdiendo, explican que hay sectores que han salido ganando y, hay otros que, ni han perdido ni ganado, ese es el caso de las AFP.

En el primer caso, el centro de estudios superiores sostiene que han ganado “los inversionistas especuladores”, porque ahora tendrán mayores rendimientos al adquirir deuda pública salvadoreña. 

“La baja en la calificación de la misma implica una reducción en los precios de los bonos soberanos; por tanto, los inversionistas pueden adquirirlos ahora a precios más bajos, lo que les supondrá una mayor rentabilidad en sus inversiones”, aseguran. 

En el caso de las AFP, la universidad jesuita sostiene que, independientemente de la credibilidad financiera del país y su nivel de riesgo, las administradoras de fondos de pensiones “reciben por anticipado su comisión, sin importar la rentabilidad de los fondos que gestionan ni la calidad de esas carteras”.

“Las administradoras, a lo largo de todos sus años de existencia en el país, han mostrado que son un suculento negocio y que no están dispuestas a realizar ningún gesto de solidaridad con las pérdidas de los trabajadores cotizantes ni a compartir con ellos sus abundantes beneficios”, expresa la universidad.

También, la UCA cuestiona la “altísima” comisión que cobran las AFP por administrar el ahorro de los trabajadores. Aseguran que si dicha comisión disminuyera, “no solo se podrían compensar en buena medida esos bajos intereses, sino que los fondos aumentarían y ello repercutiría en una mejor pensión para los trabajadores”.

El centro de estudio superior advierte que la situación financiera del país es grave, porque también está en riesgo la posibilidad de mantener la dolarización de la economía. Esta situación afectaría a los bancos internacionales que operan en el país y a los negocios de algunos empresarios. 

Ante esa situación, la UCA exhorta a los principales partidos políticos alcanzar entendimientos para que El Salvador recupere su credibilidad financiera, porque esto estabilizaría su economía. 

  

conversaciones de facebook